FANDOM


El hombre sonríe y está vestido de mayordomo por lo que Demian, Slater, Helsing, Lana'tiel, Francis, Purple Dragonfly y Bevan... Dentro observaban una casa normal, sin embargo había un cuarto lleno de libros... Luego de un incómodo silencio en sala de té y mientras aquel hombre llevaba, Damien dispuso a explicar

"Él es Claudio Bianchi... Uno de los ex-sacerdotes cuales me criaron luego de lo acontecido"

Ya todos conocían que cuando era niño y vivió con su familia adoptiva fue cuando Damien descubrió sus poderes sobrenaturales mientras que Bianchi regresaba. 
Claudio Bianchi

Claudio

"¿Qué necesitas Damien? He escuchado que has hablado de un nuevo caso pero bien sabes que las cartas no ayudarán a descubrir ese ente?"

Bevan duda y observa al ex-sacerdote cual sacaba una caja dorada

"Pensé que la magia negra estaba prohibida para el Vaticano"

Damien disponía a explicar pero Claudio lo interrumpe

"Fui miembro de la Sede Sacred así que debes saber que para combatir con la magia negra, se necesita saber como emplearla"

Aquellas cartas las saco de la caja donde empezaron a ser barajeadas mágicamente hasta que salio tres cartas cuales Claudio dispone a leerlas

"Las cartas describen los eventos más no dónde podemos hallar al Siniestro. Eso me lleva a leer el Necronomicón"

Todos se sorprendieron mientras que Damien se levanto

"No puedes leerlo delante de nosotros o él se volverá loco"

Dijo Damien al señalar al metahumano pero Claudio río

"El Necronomicón puede ser soportado por linaje demoniaco o incluso al poseer magia y aquel sujeto posee mitad sangre de mágico"

Todos se sorprendieron e incluso Pyrocinder cual sujeto su mano mientras recordaba algo

«Mamá»

Era la única escusa de su descendencia, sin embargo nunca supo de la existencia metahumana o mágica hasta haberlos descubiertos aquel día.... Claudio sujeto el Necronomicón mientras pronunció las palabras en latín, sus ojos ardieron como el fuego y así el libro se abrió... Luego de pronunciar el nombre del demonio: Samael... Se busco y finalmente se presentó

"Sabemos que abunda en esta tierra... Apareció hace tres días y de seguro es posible que su principal sospechoso sea aquel chico que ellos dos buscaron"

Decía con voz demoniaca mientras señalaba a Pyrocinder y Miss Vudú cual la última decidió enseñar la carta que había dejado él.

«Me siento asfixiado pero a la vez liberado, he sido siempre controlado pero ahora se que un gran cambio está por venir»

Decía la carta a lo que Claudio gritó para después caer desmayado mientras Slater lo sujeta y Damien agarra el libro para guadarlo... Pasaron los minutos y los ojos de Claudio regresaron a la normalidad

"Es imposible controlar el libro con sangre humana... Mis ojos son regenerados gracias a mi dominio de la magia y según lo leí.... Es ese chico cual será la principal posesión del Siniestro y con él tomarían las fuerzas para tomar el control del mundo"

Todos estaban aterrorizados por el enemigo que tenían que enfrentar mientras que Claudio sujeto una vasija y la frotó para así un ente salga de su liberación.thumb|link=Archivo:Genius.png

"Vaya... Vaya me sacaste de mi prisión Claudio ¿Qué necesitas?"

Todos estaban sorprendidos por el espectro que salía de la vasija pero de repente Helsing dispuso a hablar.

"Que curioso... Creía que los genios son encontrados en el Oriente... como el Sahara, ellos crean espejimos para que la gente enloquezca de sed"

Claudio sonríe mientras observa al genio cual estaba esperando las órdenes.

"Lo encontré hace tiempo, digamos que las compras del mercado negro me permitieron buscar lo que necesitaba. Genius ahora servirás a ellos, quiero que muestres los caminos que ellos necesiten"

Los brazaletes de Genius brillaron mientras que fueron a Damien a lo que Genius felizmente se acercó a DragonFly Purple

"Y hermosa Parca.... ¿Veo la belleza del más allá en tus ojos o es que estoy feliz a ser liberado?"

DragonFly Purple cerró los ojos mientras empezó a sentir una vibra.

"Siento grandes preludios del regreso de las Oscurian... Deben tener cuidado"

Damien observa y suspira

"De acuerdo. Mañana iremos a investigar a la casa de ese sujeto ¿Claudio me podrás acompañar?"

Claudio accede y así cada miembro decidió descansar en la nueva base esperando al día siguiente... Es la mañana cerca de las siete y en una avenida de un vecindario de Roma, la puerta suena... Sale una mujer algo sorprendida debido a que su marido debió haber ido a trabajar pero no es así... Él va a un bar a gastar los últimos ahorros de su salario pasado debido a que su jefe está pensando en reemplazarlo, la mujer en vez de eso observa a un hombre vistiendo un terno y a un anciano vistiendo un traje de sacerdote

"Buenos días... Soy el psicólogo Pavorotti y él es sacerdote Bianchi, queremos saber de la salud de Marcos. Según los reportes, es el cuarto día que no atiende a la universidad y hemos pedido una cita a chequearlo"

Gracias al Vaticano, pudieron sacar los datos educativos de Marcos a lo que la mujer al ver que nadie venía, los dejo pasar tanto a Damien como a Claudio.

"Lamento que entren de esa manera... Los vecinos nos observan todo el día. Marcos era un chico normal, vive en problemas y en los estudios nunca le ha gustado aún así siempre era un artista... Cierto día, empezó a actuar extraño, esto saque de su habitación"

Mostrando el retrato, observaba su rostro... Un retrato dentro de un artista pero  aparte se sentía la perturbación de la locura.
Retrato

retrato

"¿Algún comportamiento agresivo de él?"

Preguntaba Damien a lo que la mujer respondía.

"Casi no... Él siempre ha sufrido de ansiedad y depresión pero ahora lo he sentido más extraño. Creo que está involucrado en drogas ya que los últimos días salía con desadaptados que solamente se dedican a la poesía en un bar pero sus obras son terroríficas, leo su poesía y me asusta"

Luego de ver el lugar, gracias a una cadena que llevaba en la mano detectaba que el siniestro había pasado esta noche y más aún siendo el cuarto día sabría lo que sucedería.

"¿Dónde está ahora? ¿Puede llamarlo?"

Ante que la mujer se niege, dudo sobre algo pero enseguida respondió concentrada.

"Fue a un parque cerca de una capilla... Necesitaba aire fresco a pesar de no querer asistir a clases, se sentía mal y quería observar las nubes como me lo dijo"

Luego de pedir la dirección y salir del lugar, ambos caminaron mientras Damien dudo 

"¿Será un plan del Siniestro?"

Sin embargo Bianchi negó con la cabeza y sonrío

"Para nada. Ahí debe estar un sacerdote que anunciará a la Sede Sacred, sin embargo es mejor que lleguemos temprano. Solicita a tus refuerzos"

Damien entendió y dispuso a realizar un conjuro de enviar sus palabras a sus compañeros para así continuar la búsqueda del Siniestro.


Interludio


Estoy sentado y me siento triste... Se apodera de mi lentamente pero en vez de eso intentó disfrutar la lectura y leo esta hermosa frase pero al mismo tiempo me recuerda a él:

«El Dasein es el hombre y la mujer. El Dasein es la realidad humana. El ser del Dasein es ser-para-la-muerte. El Dasein es ese ser que inexorablemente va a morir. Ante esta realidad que es temible y despierta una enorme angustia y esa angustia revela la nada y la nada revela la muerte; el hombre quiere frenarla, quiere negarla. Para negarla se entrega a lo que Heidegger llama la existencia inauténtica. La existencia inauténtica consiste ante todo en negar que el hombre es ese ser-para-la-muerte. Entonces el Dasein inauténtico se entrega al mundo del “se”. Se entrega al mundo del “se dice”. ¿Qué es el mundo del “se dice”? “Se dice” que hay que leer tales libros. Se dice que hay que ver tal película, hay que ver tal serie, que hay que leer tal diario. Los que se diga, el Dasein inauténtico –que está determinado desde afuera– lo acepta. Vive en el modo de la pasividad. Hace lo que se dice, lee lo que se lee, opina lo que se opina, y así está inmerso en el mundo de lo anónimo. No es “él”, es el “Uno”. Por eso Heidegger habla de “lo Uno”, el mundo del “se dice”. El “Uno” es lo anónimo»

Filosofía, una excusa de discernir sobre la creencia de un ente supremo pero se muy bien que no existe un Dios, sin embargo a él no lo llamaría como Dios, lo llamaría como un ente que busca salvarte pero al mismo tiempo busca tomar todo de ti... Mierda, al pensar eso recuerdo que estoy cerca de una Iglesia, me siento triste sin ayuda. Al guardar mi libro y antes de volver a vagar, un hombre se me acerca y parece ser el párroco de aquella capilla.

"¿Te sientes mal hijo mío? Ven habla conmigo en la casa de Dios"

Se me presenta con una sonrisa, he decidido seguirlo pero en el fondo de mi interior aquella sonrisa es oscura y más adentrada ¿Será obra del destino o del Siniestro? ¿Será la obra de maldecir a Dios y morir u orar para pedir perdón? ¿Séra el final o el nuevo comienzo? Desde antes de la creación, no hubo cielo ni tierra... Solamente hubo oscuridad. Esa es su apariencia física...

Ese es el Siniestro